Tantanes: Chistes del tipo «Era un hombre tan…»

Tantanes
Inicio » Tantanes

¿Qué significa Tantanes?

Los tantanes son textos breves y disparatados, que exageran las cualidades de una persona, animal o cosa. Algunos ejemplos son: «Era un hombre tan gordo, tan gordo…», «Era una mujer tan fea, tan fea…». Si aun así quieres más chistes sobre colmos, chistes como se dice o chistes se abre el telón.

Tantanes cortos para partirse de risa

Era un hombre tan delgado, tan delgado, tan delgado que se acostaba sobre el filo de un cuchillo y se tapaba con un hilo.

Era un tipo tan viejo, tan viejo, tan viejo que en vez de espermatozoides tenia espermatozaurios.

Era un hombre tan vago, tan vago, tan vago que le gustaba madrugar para estar más tiempo sin trabajar.

Era un tipo tan borracho, tan borracho, tan borracho que se hizo un análisis de sangre y le dio JB positivo.

Era una tía tan fea, tan fea, tan fea que no podía dormir porque cuando venía el sueño lo espantaba.

Era una señora tan delgada, tan delgada, tan delgada que se comió una oliva y parecía que estuviera embarazada.

Era un señor tan sucio, tan sucio, tan sucio que un día se lavó la cara y grito «¡He encontrado las gafas!».

Era un hombre tan gafe, tan gafe, tan gafe que se sentó en un pajar y se clavó la aguja.

Era un hombre tan viejo, tan viejo, tan viejo que cuando iba al colegio no había clases de historia.

Era un torero tan malo, tan malo, tan malo que en vez de faenas hacía gamberradas.

Era un hombre tan negativo, tan negativo, tan negativo que un día se desmayó y en lugar de volver en sí volvió en NO.

Los mejores tantanes sobre animales

Era una vaca tan flaca, tan flaca, tan flaca que en vez de dar leche, daba pena.

Era un perro tan flaco, tan flaco, tan flaco que cuando subía una cuesta se le salía el collar por el rabo.

Era una pulga tan vaga, tan vaga, tan vaga que cuando salía de paseo esperaba que pasara un perro para no cansarse.

Era un cazador tan famoso, tan famoso, tan famoso que cuando iba a cazar, los animales le pedían autógrafos.

Era un perro tan feroz, tan feroz, tan feroz que se mordía la lengua.

Era un hipopótamo tan pequeño, tan pequeño, tan pequeño que cuando abría la boca se le veían los pies.

Tantanes de cosas

Era un vino tan viejo, tan viejo, tan viejo que hasta la botella tenía arrugas.

Era una ventana tan pequeña, tan pequeña, tan pequeña que no entraban ni las moscas.

Era un tren tan rápido, tan rápido, tan rápido que llegaba al destino antes de partir.

Era un pueblo tan sano, tan sano, tan sano que cuando inauguraron el cementerio tuvieron que ir a por los muertos al pueblo de al lado.

Era un prado tan verde, tan verde, tan verde que solo podían pastar vacas mayores de dieciocho años.